Perú

Perú

Wednesday, April 27, 2011

Querido Padre:

Como usted bien me ha enseñado no es con palabras sino con obras y acciones que se mide la grandeza de un hombre.  Por eso ante mis ojos se eleva un hombre de estatura moral y de gran espiritú.

Si bien la vida ha sido exigente, usted sortea cada dificultad enfrentandola con entereza y mucha dignidad humana, esa misma dignidad tan sabiamente heredada de mi abuela, el amor a la familia, al trabajo honesto, la dedicación a sus hijos y a su esposa.

Que orgullosa me siento de ser su hija mayor y le agradezco infinitamente por todas sus lecciones de vida, pero por sobretodo por ese amor incondicional que siempre nos ha profesado, por ser un buen miembro de familia, padre, hijo, esposo y hermano mayor ejemplar.

La recitud de su caracter y la nobleza de su espiritú concilian sabiamente al esposo amoroso, al paciente padre, al patrón justo, al hermano con el consejo oportuno, pleno de experiencia presto a compartir sin egoismo, cuando de los suyos se trata incondicional en todo momento.

Impuntual porque demasiado por hacer en un día, la noción del tiempo pasa que eso de horario y formalidades esta bastante lejos, quizas con organización se podría dar mas, pero como pedir mas a quien tanto da, en el calor del trópico su alma Caribeña se impone que eso de marcar horario en agenda mejor se lo deja a los cachacos.

Porque como los hombres de verdad, verdad ,su palabra dada la cumple a cabalidad y para esto no requiere de ninguna formalidad, porque aquel que no va a cumplir lo hace de igual manera con escrito o sin el, y quien bien lo conoce sabe que con usted si se puede contar!

Bendiciones padre mio, larga vida con salud a Dios le pido, para que sus nietos puedan tener el inmenso privilegio que nosotros sus hijos al tenerlo a usted hemos tenido....Gracias por ser como eres, por el amor profesado a nosostros y , por ser fiel amante esposo de nuestra madre.


Regards,