Perú

Perú

Monday, March 19, 2012

Vivo sin Vivir en Mí


Nació Santa Teresa en Ávila el 28 de marzo de 1515. A los dieciocho años, entra en el Carmelo. A los cuarenta y cinco años, para responder a las gracias extraordinarias del Señor, emprende una nueva vida cuya divisa será: «O sufrir o morir». Es entonces cuando funda el convento de San José de Ávila, primero de los quince Carmelos que establecerá en España. Con san Juan de la Cruz, introdujo la gran reforma carmelitana. Sus escritos son un modelo seguro en los caminos de la plegaria y de la perfección.  Murió en Alba de Tormes, al anochecer del 4 de octubre de 1582. Pablo VI la declaró doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970.
Siempre se refirió a sus padres con mucho amor, al igual que a sus hermanos incluyendo los tres mayores habidos de un matrimonio anterior de su padre, a los que amo tanto como a los nueve hijos de su madre, quien murió cuando ella apenas tenía catorce años, desde ese entonces junto a su hermano casi de la misma edad inicia una vida de contemplación y deseo de ir al convento lo que su padre no permite sino hasta más tarde. Casi desde sus inicios colabora intensamente con la Reforma, más que todo para resarcir el mal hecho por los protestantes a los conventos.
A los cuarenta y cinco años se impone la divisa " Sufrir o Morir". Durante sus quebrantos de salud acrecienta su fe, así como su misticismo, tiene visiones y revelaciones que posteriormente influyen en su proceso de canonización, lo mismo que su mística manera de explicar la transverberación. 
Diez días después de su muerte ocurre la reforma Gregoriana del Calendario, por lo cual su fiesta es el 15 de Octubre. ( Día del matrimonio de mis padres).


Vivo porque no muero. Estando ausente de ti, ¿qué vida puedo tener, sino muerte padecer la mayor que nunca vi? Lástima tengo de mí, por ser mi mal tan entero, que muero porque no muero. Mira que el amor es fuerte: Vida no me seas molesta; mira que sólo te resta, para ganarte, perderte; venga ya la dulce muerte, venga el morir. Vivo ya fuera de mí después que muero de amor, porque vivo en el Señor que me quiso para sí. Cuando el corazón le di, puso en él este letrero: que muero porque no muero. Esta divina prisión del amor en que yo vivo, ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón; y causa en mí tal pasión ver a Dios mi prisionero, que muero porque no muero. ¡Ay! ¡Qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros, esta cárcel, estos hierros en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa un dolor tan fiero, que muero porque no muero. ¡Ay! ¡Qué vida tan amarga  no se goza el Señor! Porque si es dulce el amor, no es la esperanza larga; quíteme Dios esta carga, más pesada que el acero, que muero porque no muero. Solo con la confianza vivo de que he de morir, porque muriendo el vivir me asegura mi esperanza; muerte de el vivir se alcanza, no te tardes, que te espero, que muero muy ligero, que muero porque no muero. Aquella vida de arriba es la vida verdadera, hasta que esta vida muera, no se goza estando viva: muerte, no me seas esquiva; viva muriendo primero, que muero porque no muero. Vida ¿qué puedo yo darle a mi Dios, que vive en mí si no es perderte a ti, para mejor a Él gozarle? Quiero muriendo alcanzarle, pues a Él sólo es el que quiero, que muero porque no muero. 

6 comments:



  1. Los rododendros ya han florecido
    coloreando de naciente primavera mi balcón
    y mi corazón sé vestirá de hojas de alegría.

    La alegría que este amanecer te envío
    sobre el dorado crepúsculo de la poesía
    para ser amonestado el silencio del vacío...

    Mis retinas se detendrán
    en la estación con más acuarelas
    que han podido brotar
    de la ágil paleta del pintor...

    Un beso con sabor a inaugurada primavera

    María del Carmen


    ReplyDelete
  2. Querida María del Carmen, el destino lleva y trae, la primavera va y viene, pero en el renacer de cada flor, emerge en mí la ilusión que revitaliza la amistad como un manantial sin límites.

    La alegría del despertar con salud, te acompañe amiga.

    MariCarmen

    ReplyDelete
  3. MariCarmen,esta entrada de Santa Teresa la he disfrutado profundamente,amiga.Fué una gran mujer,dentro de una gran familia.Una santa y grande escritora,que nos dejó su lucha interior consigo misma,su amor a la vida y sobre todo, su vocación religiosa y su entrega al Señor.
    Mi felicitación por tus excelentes posts,que nos impulsan a seguir creciendo y reflexionando en el camino físico y espiritual.
    Mi gratitud por tus palabras y mi abrazo inmenso por tu cercanía y amistad.
    M.Jesús

    ReplyDelete
  4. Holaaaaaa... antes que nada felicitarte por tan linda y detallada entrada y también por el poema,lleno de profundidad y sentimiento.
    Agradecerte también tu grata visita, recién hoy me estoy reincorporando a mi blog, y ha sido lindo encontrarte y tenerte como seguidora, siempre eres bienvenida.
    Un abrazote desde mi Perú.

    ReplyDelete
  5. M. de Jesús, siempre es estimulante leer tu poesía y leer tus comentarios, Santa Teresa tiene incluso hoy en día una influencia muy actual, me encanta su rima y sus versos, también sus reflexiones espírituales. De tí admiro el sosiego y la esperanza de un mejor mañana en todos tus versos colorido y movimiento.

    Mi agradecimiento por tú saber hacer y estar.
    MariCarmen

    ReplyDelete
  6. Nuria, gracias por tu visita y te diré me encanto visitarte, tienes un blog muy auténtico, el orgullo de tus raíces es algo que compartimos.

    Seguimos en contacto con mucha alegría por compartir.

    MariCarmen

    ReplyDelete

Les invito a que dejen sus comentarios, siempre es bueno aprender de los demás, gracias!

Note: Only a member of this blog may post a comment.