Perú

Perú

Thursday, July 19, 2012

Los Milagros Existen


Hace muchos años por esta época cuando me preparaba para cumplir mis diez añitos, mi madre esperaba a la tercera de mis hermanos.  Mis padres emocionados por la nueva vida que venía en camino, trabajaban mucho para que nada nos faltara, mi padre era Jefe Agropecuario en la Lechería regional, además trabajaba sin descanso en la fínca que con mucho exfuerzo nos permitia una buena educación en colegios privados Católicos a mis hermanos y a mí.  El sueño de mi padre era vernos a todos sus hijos, sanos, buenos y con estudios Universitarios.


Un día, salió apresurado de la Lechería, luego de una larga jornada laboral, sin siquiera comer se dirigió a la finca, aproximadamente a dos horas de la ciudad.  Ya en el pueblo, luego de un día muy cáluroso, llego a la casa de mis abuelos para recoger la médicina antiparasitiva con la que vacunaría al ganado, que tenía la etíqueta de Bayer, mi abuela le insistió porque comiera algo, pero el no accedió por estar con prisa y querer aprovechar la luz del día que aún quedaba.


Mi padre por medio de un préstamo a un Banco Estatal, había logrado tener cerca de 200 reses de ganado vacuno críollo, con los que se proyectaba al futuro para darnos una buena educación y mejorar la vivienda familiar, mi padre nunca tomo vacaciones, ní fines de semana de descanso, ní mucho menos irse a viajar, todo cuanto hacía era trabajar por sus hijos.  No tuvimos lujos, pero mucho amor, buena alimentación, buenos médicos y muchos libros.


Una vez ya en la fínca, cuando había aplicado la médicina al ganado, él y sus trabajadores comenzaron a notar, que los terneros y novillos jóvenes, comenzaban a caer entre escupitajos y contorsiones.  Poco a poco y frente a sus cansados ojos, vió como tantos años de sacrificios se desboronaban frente a él.  Parecía imposible y no podia creer que había pasado, como pudo salió a buscar al veterinario del pueblo, el tiempo de reacción, salvo a unas pocas , pero ya el daño estaba hecho y nada se podía hacer.


Mientras tanto en casa mi madre angustiada aguardaba por mi padre, no había célulares y las noticias llegaban por el bus del pueblo, demorandose todo en saber.  Pegada del teléfono, tratando de saber la ausencia de mi padre, quién nunca nos dejó solos a menos de dejarlo saber y por causa del trabajo.
La noche larga, mi madre con su Rosario, mi hermano y yo a sus pies, pues en su vientre mi hermanita, todo parecia comprender.


Mis tías, supieron la infortunada noticia, pero nadie se atrevia a transmitirla, sólo que afortunadamente mi padre estaba con vida y eso era todo lo que nos importaba saber.  Dos días después de una lucha por tratar de salvar lo que quedaba, mi padre agotado llego al regazo de mi madre, abrazado a su vientre y sujetando a mi hermano y a mí.  Ví por primera vez en mi vida, las lágrimas de un hombre fuerte y comprendí que los hombres también pueden y tienen derecho a llorar.


Mi padre explico a mi madre lo sucedido, todo lo material estaba pérdido y aún no sabia como habría de pagar el préstamo, en su afán por estirar el tiempo y las fuerzas equivoco la botella de la médicina por la del Mata ratón.  El ganado apiñado uno sobre otro hubo que quemar, para evitar epidemia o enfermedad.  Todavía no sabía, por dónde debia empezar.


Pero algo tenía muy claro, teníamos vida y una nueva vida Dios enviaba a nosotros, por algo las cosas habían pasado, esa niña en camino era nuestra ilusión, mi padre no renego a Dios, sino que agradeció en voz alta, no flaqueó un instante y humildemente pidió perdón por lo que consideró su equivocación. Tuvo esperanza y Fé, en que Dios le daria la fuerza para comenzar, sus hijos van a ir a la Universidad y comida nó nos va a faltar. " Dios me dá la salud y la fortaleza yo pondré la voluntad."


En Septiembre de ese mismo año, nació la más hermosa niña que nunca antes yo había visto, llena de salud y alegría a todos nos vino a endulzar, con rizos miel y rubicundas mejillas, tuve una muñequita de verdad, verdad.  Mis abuelos con esfuerzo respaldaron la deuda de mi padre para que no todo se perdiera, mi padre redoblo esfuerzos con lo que yo llamo la ayuda Divina.  Mi padre, pago su deuda a cabalidad, y su promesa cumplió.





10 comments:

  1. La esperanza, la fe, la paz y el amor son compañeras de vida en nuestra lucha del día a día ...Emotivo texto me ha gustado mucho leer tus sentimientos escritos dando fe de ello...

    Un abrazo de MA y feliz día del amigo...

    ReplyDelete
  2. Muchas gracias MA, me complace sea de tu agrado mi vivencia de amor, esperanza,paz y fe en la lucha por salir adelante.

    Un gran abrazo y feliz día amiga...

    ReplyDelete
  3. Preciosa historia, real como la vida misma. Una demostración de constancia en el trabajo dedicación a su familia y honradez, de un hombre ejemplar, magnifico esposo y extraordinario padre.
    Un abrazo

    ReplyDelete
  4. Hola MariCarmen
    Me he sentido identificada con tu relato porque mi padre fue agropecuario toda su vida como mis abuelos, bisabuelos...

    Siempre tuvo que luchar para darme lo mejor, no había dinero para lujos en mi niñez y adolescencia, pero tuve el mejor colegio, libros, ropa... algunos juguetes, no muchos, yo ya sabía que no podía pedir demasiado.

    Ahora que administro yo las cosas, veo el sacrificio.
    Precioso relato, muy emotivo.
    Feliz día del amigo!!!

    Cariños y abrazos.

    ReplyDelete
  5. Así es José, la vida misma nos enseña a valorar, lo que realmente importa, el trabajo honrado, el amor de familia, la dedicación.
    Me emociona tu visita, porque aprecio como escribes y piensas.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  6. Querida Luján, el amor a la tierra, a la naturaleza nos viene de nuestros padres, abuelos y bisabuelos, que nos inculcaron el trabajo honesto y que de las cosas simples y sencillas, surgen los más maravillosos milagros de amor.


    Feliz día del amigo, mi buena amiga!!

    ReplyDelete
  7. .
    ●●●▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬●●●
    (¯`’★♫♪•♥ ƑƎĻȉŻ ƊȉÅ DƎĻ ÅmȉGo!!! ♥ •♫♪★’´¯)★MaRiBeL★
    ●●●▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬●●●

    ReplyDelete
  8. Feliz día del amigo, querida Maribel!

    Un abrazo grandote.

    ReplyDelete
  9. Emotiva historia de un padre de familia, honesto y con principios,
    de una grandísima calidad humana.
    Estamos rodeados de gente luchadora, fuerte, generosa y llena de amor.
    Yo también estoy orgullosa del mío. Mi padre por su edad está cada día más enjuto, la piel pegadita a los huesos y a sus espaldas el cansancio de una vida de trabajo, una dura lucha reflejada en su mirada.
    Sin embargo, me ocurre como a ti, cada día, mi padre es más grande ante mis ojos, por el inmenso sacrificio, el amor y el respeto con que nos trata, a mi madre en especial y a todas las mujeres de su familia.
    Una gran suerte quienes tenemos en nuestras vidas, un padre, esposo, hijo o hermano, a hombres de bien, que nos acompañan en el caminar diario, con el corazón y de la mano.
    Un beso Mari Carmen

    ReplyDelete
  10. Xanadú, cuanto me alientan tus palabras. Somos afortunadas bendito sea Dios, padres como los nuestros son regalo del cielo, por eso hay que honrrarlos y repetarlos como se merecen, ellos ya hicieron mucho por nosotras, ahora es el tiempo de compensarles sus enormes sacrificios.

    Un abrazo muy grande.

    ReplyDelete

Les invito a que dejen sus comentarios, siempre es bueno aprender de los demás, gracias!

Note: Only a member of this blog may post a comment.