Perú

Perú

Tuesday, September 17, 2013

No temas por tu hijo y ten confianza




Reflexión

Hay una diferencia abismal entre las demás religiones y el Cristianismo. En las demás, el hombre va en busca de Dios. En el Cristianismo es Dios el que busca al hombre.

Y en la Iglesia Católica, fundada por Cristo, lo vemos todos los días. Este Evangelio es una prueba más del amor de Dios hacia nosotros, que es infinito. Tiene el arrojo y tesón del amor de padre y el candor y profundidad del amor de madre. Cristo al ver a la viuda que se le había muerto todo lo que tenía en el mundo, se compadece de ella. Del Corazón de Cristo brota esa necesidad de consolar a la viuda y le vuelve a entregar a su hijo. Y así como Cristo entregó alegría a esta viuda, hoy día Cristo entrega a muchos padres angustiados su joven hijo que se fue de casa días atrás, ablanda los corazones de los esposos a punto de separarse, inspira a los grandes empresarios a cambiar de actitud hacia sus colaboradores y, en vez de hundirles en deudas estratosféricas, hacen un trato para arreglar cuentas, etc.

Dios sigue obrando milagros para que nosotros podamos ser felices en Él. Es imposible que a Dios le guste vernos tristes, porque nos ama. Pero si lo estamos... ¿acaso será porque no le hemos permitido a Cristo entrar en nuestras vidas? Pidamos hoy esta gracia a Cristo Eucaristía. 




Friday, September 6, 2013

Oremos por la paz de Siria y del Mundo




Dios de Compasión,
Escucha el lamento de Tu pueblo en Siria,
Haz llegar sanación a quienes sufren por la violencia,
Haz llegar consuelo a quienes llevan luto en sus corazones,
Fortalece a los vecinos países que cuidan de Siria y dan la bienvenida a sus refugiados,
Convierte los corazones de aquellos que se han levantado en armas,
Y protege a todos quienes se han comprometido a la paz.

Dios de Esperanza,
Inspira paz sobre la violencia en los corazones de los líderes y guíalos hacia la reconciliación con sus enemigos,
Inspira en Tu Iglesia, que se extiende por todo el mundo, compasión por el pueblo de Siria,
Y dótanos con esperanza por un futuro lleno de paz impulsado por justicia para todos.

Te pedimos esto por Jesucristo,
Príncipe de la paz, y luz del mundo,
Amén.

Intenciones:

Por el pueblo de Siria,
Que Dios lleve consuelo y sanación a las víctimas de la violencia,
Inspire a los líderes a detener las armas y elegir un futuro de paz,
Y llene a nuestra comunidad con compasión y protección hacia los refugiados, y todos quienes sufren por el conflicto,

Responder: Señor, escucha nuestra oración.

Por el conflicto en Siria,
Que el Espíritu Santo ayude al pueblo de Siria elegir la paz sobre la violencia,
Buscar unidad por medio de la reconciliación y construir un futuro de paz con justicia.
Que nuestra familia humana se extienda con compasión hacia aquellos que sufren por el conflicto.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.

Por el pueblo de Siria,
Que Dios continúe fortaleciendo su determinación por la paz por medio de la reconciliación.
Que Dios inspire a la humanidad a cuidar de las víctimas del conflicto,
Y que Dios sostenga nuestra esperanza por un futuro de paz y  justicia que se extienda a todos.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.


Por la Iglesia, que nuestros líderes sigan siendo portadores de la Buena Nueva y sirvan como ejemplo de los pacificadores que estamos llamados a ser.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.

Por todos los líderes políticos y gubernamentales, que trabajen para poner fin a los combates en Siria y que sus decisiones y acciones conduzcan a un futuro de paz.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.

Por los líderes de la comunidad siria, que comprendan la importancia de su papel y que hagan lo que puedan para garantizar la justicia y la paz, al mismo tiempo que protegen a los más vulnerables.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.

Por todas las comunidades, ayúdanos a ser portadores de la paz en nuestras propias comunidades mientras caminamos con nuestros hermanos y hermanas en Siria y alrededor del mundo, para que todos seamos llamados pacificadores e hijos de Dios.

Responder: Señor, escucha nuestra oración.


ORACIÓN FINAL
PACEM IN TERRIS

Pidamos, pues, con instantes súplicas al divino Redentor esta paz que El mismo nos trajo. Que El borre de los hombres cuanto pueda poner en peligro esta paz y convierta a todos en testigos de la verdad, de la justicia y del amor fraterno. Que El ilumine también con su luz la mente de los que gobiernan las naciones, para que, al mismo tiempo que les procuran una digna prosperidad, aseguren a sus compatriotas el don hermosísimo de la paz. Que, finalmente, Cristo encienda las voluntades de todos los hombres para echar por tierra las barreras que dividen a los unos de los otros, para estrechar los vínculos de la mutua caridad, para fomentar la recíproca comprensión, para perdonar, en fin, a cuantos nos hayan injuriado. De esta manera, bajo su auspicio y amparo, todos los pueblos se abracen como hermanos y florezca y reine siempre entre ellos la tan anhelada paz.

Amén