Perú

Perú

Friday, May 9, 2014

La Vida y sus Incomprensibles




Señor en este corto peregrinar de nuestra vida, ante las sombras que amenazan oscurecer nuestra verdadera alegría, ante la desorientación y la falta de luz en nuestras vidas y en la sociedad, concédeme la gracia de tener siempre encendida la antorcha de la fe, para que cada contacto con cada persona seas tú el que vuelva encender esa llama, ese fuego y esa pasión que nace de aquellos corazones que han hecho una verdadera experiencia del amor de un Dios que no se cansa de esperar ni de amar con locura. 

Ayer sucedió algo que hasta ahora me tiene pensando; es sobre las misteriosas formas como Dios obra en nosotros.  Creo que ya les he dicho que cuando llegamos a Montréal nos fue muy difícil encontrar apartamento, luego de mucho visitar y estar desilusionada con precios por relación a lo que se encuentra, vimos en el periódico un apartamento bien ubicado. Lo visitamos y era lo que buscábamos, pero el precio era el doble de lo que alquilamos nuestra casa en Florida.  Sin embargo, luego de varios días de búsqueda y de oración, la pareja de propietarios del condominio nos llamo y estaban dispuestos a negociar. Eran personas de la edad de mis padres si no mayores, personas cultas y educadas quienes preferían bajar el precio pero tener una buena familia como inquilinos.  Esos Señores actuaron como ángeles con nosotros y facilitaron las cosas para podernos mudar rápidamente en un vecindario Judío de mucha exigencia de toda especie.  Al poco tiempo de esto, mi hijo escucho en las noticias que un Canadiense había accidentalmente perecido al caer en un caño en New York y correspondía a la descripción del dueño de nuestro apartamento. Infortunadamente así fue, era la misma persona.  Aunque han transcurrido siete meses desde que esta tragedia sucedió, su viuda sigue totalmente desconsolada, sin comprender lo rápido de todo y culpándose de no haber acompañado a su marido precisamente el día en que más necesito de ella.  Déjenme decirles que eran inseparables en los tres meses anteriores a que todo esto pasara y que tuve oportunidad de conocerles, admire la pareja que eran, la devoción del uno por el otro. 
Ayer estuve con ella, hace poco vino de Tailandia donde vive su hijo, me visito porque se siente sola, pérdida, en el laberinto de papeles y declaración fiscal que la abruman, sin saber de computadores, menos de apple, para lo que mi esposo va a ayudarle y sobre todo sin su compañero por casi cincuenta años.  Lloraba desconsolada y partió mi alma, una mujer buena con una religión diferente a la mía, pero con valores espirituales, hace poco hablamos por teléfono y sigue confundida, es frágil y siempre contó con su esposo para todo, pero saca fuerzas para seguir no hay de otra.  Me contó que tres días antes de la tragedia, su esposo tuvo una pesadilla de la que despertó en sudores y temblando, ella le pregunto que paso y el le dijo, me he caído era una gran caída que no tenía fin.  Ella sólo le dijo, ya pasó despierta y olvida sin profundizar más, ahora se reprocha no haber seguido hablando y saber cómo fue todo. Yo le digo, todo ocurrió como debía suceder, no somos nosotros quienes podemos cambiar el destino. Ella me responde, debí acompañarlo lo supe cuando vi la sombra oscura detrás del la puerta, cuando fui a abrir la puerta creyendo era el de regreso y me encontré a tres policías, portando sus pertenencias y dando la noticia que jamás creí escuchar.  Era la pesadilla, pero no el final, porque aún no se cómo va a acabar.

8 comments:

  1. MariCarmen, la historia que nos cuentas me hizo pensar, amiga...Debemos orar y estar preparados ante la vida. Cada día es una sorpresa y hemos de mirarla con los ojos del alma. Cuando tenemos fé los ángeles están cerca y nos van indicando el camino para seguir adelante. Me alegro mucho que encontrárais apartamento y estéis en contacto con esta mujer que ha perdido a su marido...Rezaremos por ella y por todos los que se sienten perdidos, amiga.
    Mi gratitud por compartir tus profundos y espirituales posts y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ReplyDelete
    Replies
    1. Rezar querida Ma. Jesús, por todos aquellos que se sienten perdidos y por todos nosotros para entender el sentido de la misión que se espera de nosotros, para comprender los misterios y saber aceptar.
      Gracias a ti amiga por tu lucidez y siempre saber complementar aquello que quiero transmitir.
      Un fuerte abrazo y un muy feliz día de las madres.

      Delete
  2. Preciosa entrada amiga me ha emocionado mucho, gracias por compartirlo.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Magda, sea esta la ocasión para desearte un feliz día de madres.

      Un fuerte abrazo.

      Delete
  3. Comprendo perfectamente el estado de esta señora, haces muy bien en estar a su lado y a pesar de que sea de otra creencia religiosa, Dios está con ella y le dará fuerzas para superar esta situación..
    Un abrazo
    Sor.Cecilia

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sor Cecilia, yo también lo pienso así por eso le pido que la incluya en sus oraciones para que tenga consuelo. Le saludo con cariño y le deseo mucha salud, continuemos orando por la salud de nuestra querida amiga Lina.

      Dios la bendiga!

      Delete
  4. Querida MariCarmen, que triste lo que nos compartes.
    Sabes que lo sentí mucho al leerlo y te explicaré por qué?.
    Una de mis mejores amigas (colombiana) que reside hace ya unos años en Canadá, siempre me cuenta cosas hermosas que le han sucedido con personas mayores en ese país.
    Es igual a lo que tu narras, y duee mucho saber que a personas tan lindas, buenas, amorosas, entregadas al amor de pareja en la adultes tengan que pasar por momentos tan tristes.
    Bien dijiste que fueron ángeles en tu vida, ahora es tu momento de actuar y ya lo estás haciendo, el Señor supo obrar al ponerlos a ellos en el camino de tu familia, y ahora el mismo Dios que amamos te pone en el lugar justo para actuar, para amar, escuchar, consolar, animar y ayudar.
    Oro para que esta buena mujer tenga el consuelo y para que tu tengas las palabras precisas para ofrecerle a esta buena mujer.
    El esposo ya es una angelito del cielo para su esposa, para tí y para todos aquellos que tuvieron la bendición de conocerle.
    Ánimo amiga, para ti la tristeza también debe ser grande.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Así es Pilita, sobre todo por lo inesperado e inexplicable de los acontecimientos, pero más que todo por Irene, todo como paso aunado a la soledad en la que ahora se encuentra, aquí uno ve mucha gente mayor sola.
      Pero como dices ella ya tiene su ángel en el cielo y de allí sigue cuidando, la gente buena no esta totalmente sola. Sus obras y buenas acciones siempre le siguen. Mañana me veo con ella y tu reflexión me ayuda mucho a poder acompañarla.

      Un fuerte abrazo amiga.

      Delete

Les invito a que dejen sus comentarios, siempre es bueno aprender de los demás, gracias!

Note: Only a member of this blog may post a comment.