Perú

Perú

Tuesday, May 27, 2014

No pierdas la Confianza



Lamentaciones 3:22

Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.

Amén. Amén. 
 En el diario vivir se sufre por situaciones que hieren, lastiman o perjudican. Es triste y doloroso cuando alguien nos dice: no te necesito, no te amo más, ya no confío en ti, pensé que eras otro tipo de persona y expresiones similares por alguna causa. Son palabras desgarradoras que nos hieren y traspasan el corazón. Sentimos un vacío profundo y los traicionados o perjudicados están tan dolidos que a veces levantan una barrera de auto defensa para todos y contra todos incluyendo a Dios. 

El perder la confianza en algo o en alguien es una experiencia dolorosa. Promesas incumplidas, palabras engañosas, traiciones, desconfianza, y mucho más. En este mundo solemos prometer, vamos a hacer, no te preocupes, cuenta conmigo, yo te respaldo, siempre te amaré, y la lista de apoyo y solidaridad es infinita. Sin embargo, suele pasar que al primer "amague de lluvia", como acostumbramos decir, todos salen corriendo con la excusa de buscar una sombrilla, capa o paraguas dejándonos solos en la tristeza y decepción.

 Estas experiencias nos hacen tener mucho cuidado en sostener relaciones de confianza con otros por muy buenas razones. Y en nuestra limitación humana es lo lógico y razonable para no volver a ser lastimados. Sin embargo, esa es la posición que el enemigo quiere que tomemos. Que desconfiemos, que no creamos en nadie, que cerremos puertas, que nos dejen solos y que no nos molesten. No nos dejemos engañar por el astuto diablo y menos dejarnos pisotear bajo la suela de su zapato.

En Lamentaciones 3:13-20 el profeta Jeremías atravesó circunstancias devastadoras que lo destruyeron emocionalmente. Su propio pueblo rechazó sus continuas invitaciones a recibir el amor de Dios y a seguirlo. Desesperado, dijo: "Perecieron mis fuerzas, y mi esperanza en el Señor" (versículo 18).

 Sin embargo, Jeremías no se aisló, aparto, ni le cerró las puertas al pueblo. Sino que fue a la única fuente de su fortaleza al considerar el amor inalterable de Dios, y declaró: "Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es el Señor, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré" (versículos 22-24).

 Cuantos de nosotros nos identificamos al haber levantado barreras o muros de protección por causa de otros. Y cuantos más por el continuo pecado, dejadez, olvido, traición, pobre entendimiento y desobediencia a Dios, no merecemos ser consumidos, eliminados o traspasados.


 Continuaremos con tan importante tema en una próxima humilde reflexión.

 Es un nuevo amanecer.....el amor de Dios es inmutable e infalible, nunca cambia y nunca falla, abre tu corazón y recíbelo por siempre y para siempre
Bendiciones y un abrazo.



Firmes y Adelante


4 comments:

  1. Siempre tenemos que confiar y amar, aunque sabemos que muchas veces no somos correspondidos a tal amor, o somos traicionados.Muy buena reflexión Mª Carmen.
    Que el demonio no pueda con nosotros. Un abrazo grande para ti y para tus hijos.
    Dios y la Virgen os bendiga.¡GRACIAS!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Que así sea querida Marian, que el maligno no pueda contra nosotros, nuestros hijos, hogares, familiares y amigos para permanecer sólidos en el Espíritu Santo.

      Dios y la Virgen permanezcan en ti amiga.

      Delete
  2. Si, MariCarmen, la vida nos prueba muchas veces, pero no debemos abandonar...Debemos empezar cada día, seguir confiando, aunque nos resulte difícil...
    El universo nos devuelve lo que damos y debemos ser constantes a pesar de todo.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso, amiga.
    M.Jesús

    ReplyDelete

Les invito a que dejen sus comentarios, siempre es bueno aprender de los demás, gracias!

Note: Only a member of this blog may post a comment.