Perú

Perú

Friday, August 29, 2014

Señor más que pedir debo agradecer


SEÑOR, Ayúdame a decir la verdad, delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la felicidad;
Si me das fuerza, no me quites la razón;
Si me das éxito, no me quites la humildad;
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar de traición a los demás, por no pensar como yo.
Enséñame a querer a la gente como a mí mismo, y a juzgarme como a los demás.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.
Más bien, recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame a seguir amando a pesar del sufrimiento.
Enséñame a confiar a pesar de las decepciones.
Enséñame que perdonar es lo más importante del fuerte, y que la venganza es la señal primitiva del débil.
Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza.
Si me quitas el éxito, déjame la fuerza para triunfar del fracaso.
Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme.
Si la gente faltara conmigo, dame valor para perdonar.
Señor, si yo me olvido de Ti, Tú no te olvides de mí. Amén.
 


Thursday, August 28, 2014

San Agustín de Hipona


San Agustín de Hipona
Padre y Doctor de la Iglesia


       
Obispo de Hipona y Doctor de la iglesia (354-430) 
Uno de los cuatro doctores mas reconocidos de la Iglesia Latina. 
Llamado "Doctor de la Gracia".  
Fiesta: 28 de Agosto   

"Nos has hecho para ti, Señor, y nuestro corazón estará insatisfecho hasta que descanse en ti"  
                                                           -San Agustín



Wednesday, August 27, 2014

Cuidado con la Hipocresía


Quién finge y no muestra su verdadera cara, sino que al contrario acepta situaciones y comportamientos oprobiosos, para estar bien con Dios y con el diablo, en realidad termina estando con el diablo.
La hipocresía mata lentamente nuestra verdadera identidad dada por Dios. Y si usamos esta mascara por un largo tiempo, perdemos conciencia de quien realmente somos y de cuál es nuestro valor verdadero. Aquellos que nos encuentran no ven la persona que Dios creó en nosotros. Así fue que los Fariseos se llenaron de "suciedad y de huesos secos como de los muertos".

¿Cuán sucio y muerto estás por dentro? Responde a esto preguntándote: ¿Cuánto del amor dador de vida de Dios estoy experimentando? ¿Está fluyendo de mi tanto, porque me está llenando?

En la primera lectura de hoy, San Pablo diferencia entre aquellos que se distancian de Dios y aquellos que siguen la tradición pasada de los apóstoles. Como Pablo lo describe, la tradición Cristiana es de servicio amoroso: Sin desorden, sin imposiciones sobre los demás, y de trabajo duro en el servicio del reino de Dios. Pablo y su ministerio se preocuparon mucho por las personas que pastorearon, tanto, que les sirvieron incluso en la labor diaria y monótona, día y noche.

Así como nos lo recuerda el Salmo responsorial de hoy, somos los más felices cuando caminamos los caminos de Dios, porque el trabajo arduo de amar y preocuparnos por los demás producirá frutos que podemos disfrutar. Seremos bendecidos por él, seremos favorecidos por Dios.

¿Por qué Pablo nos dice que debemos evitar socializar con aquellos que caminan en un camino desordenado? Porque ¡La hipocresía es altamente contagiosa!

Nos conduce a aceptar comportamientos equívocos y dañinos, el resultado de una moral acomodada, pero no justa ni adecuada.
O Señor, ayúdanos a atrevernos a ser realmente lo que tú nos creaste, para ser - Imitadores de Cristo tu hijo; ¡amén!

Monday, August 25, 2014

Nuestra Libertad de Escoger



La amargura nos recuerda el pasado y el afán nos aturde en el presente,
pero en cambio la fe nos invita a proclamar el futuro.
Es así de simple queridos amigos, por eso no permitamos que ningún muro nos aprisione.
El amor en Cristo, nos ha hecho a todos libres!

Friday, August 15, 2014

Asunción de la Virgen María



ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA. 

Hoy celebramos la Solemnidad de La Asunción de la Virgen María, la más solemne de las fiestas que la Iglesia celebra en su honor. Este día festejamos todos los misterios de su vida. Es la celebración de su grandeza, de todos sus privilegios y virtudes, que también se celebran por separado en otras fechas. 

MEDITACIÓN PARA HOY
María está cerca de cada uno de nosotros

Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, está "dentro" de todos nosotros.

María está cerca de cada uno de nosotros
Esta poesía de María –el «Magníficat»– es totalmente original; sin embargo, al mismo tiempo, es un "tejido" hecho completamente con "hilos" del Antiguo Testamento, hecho de palabra de Dios.

Se puede ver que María, por decirlo así, "se sentía como en su casa" en la palabra de Dios, vivía de la palabra de Dios, estaba penetrada de la palabra de Dios. En efecto, hablaba con palabras de Dios, pensaba con palabras de Dios; sus pensamientos eran los pensamientos de Dios; sus palabras eran las palabras de Dios. Estaba penetrada de la luz divina; por eso era tan espléndida, tan buena; por eso irradiaba amor y bondad.

María vivía de la palabra de Dios; estaba impregnada de la palabra de Dios. Al estar inmersa en la palabra de Dios, al tener tanta familiaridad con la palabra de Dios, recibía también la luz interior de la sabiduría. Quien piensa con Dios, piensa bien; y quien habla con Dios, habla bien, tiene criterios de juicio válidos para todas las cosas del mundo, se hace sabio, prudente y, al mismo tiempo, bueno; también se hace fuerte y valiente, con la fuerza de Dios, que resiste al mal y promueve el bien en el mundo.

Así, María habla con nosotros, nos habla a nosotros, nos invita a conocer la palabra de Dios, a amar la palabra de Dios, a vivir con la palabra de Dios, a pensar con la palabra de Dios. Y podemos hacerlo de muy diversas maneras: leyendo la sagrada Escritura, sobre todo participando en la liturgia, en la que a lo largo del año la santa Iglesia nos abre todo el libro de la sagrada Escritura. Lo abre a nuestra vida y lo hace presente en nuestra vida.

Pero pienso también en el «Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica», que hemos publicado recientemente, en el que la palabra de Dios se aplica a nuestra vida, interpreta la realidad de nuestra vida, nos ayuda a entrar en el gran "templo" de la palabra de Dios, a aprender a amarla y a impregnarnos, como María, de esta palabra. Así la vida resulta luminosa y tenemos el criterio para juzgar, recibimos bondad y fuerza al mismo tiempo.

María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros.

Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está "dentro" de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios.

Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como "madre" –así lo dijo el Señor–, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros. 

Tuesday, August 5, 2014

La humilde Oruga Marrón



La parábola de la humilde Oruga marrón

Érase una vez, en un enorme bosque, al pie de un gran árbol, se arrastraba a lo largo de la sucia, suave y oscura tierra una oruga que era de color marrón y gorda y blanda. Su nombre era Bumpadoo.

Lo curioso de Bumpadoo era que él no sabía que era una oruga. Pensó que era un gusano. Es por ello que se arrastraba en la parte inferior del gran árbol en vez de subir hacia arriba por el tronco y hacia las ramas y hacia a los tallos que dan a la luz del sol brillante para comer en el banquete de abundantes hojas verdes.

Bumbadoo no siempre había vivido en la tierra. Hace mucho tiempo, había seguido su verdadera naturaleza arriba en el árbol y en las hojas, y mientras él comía allí en el sol brillante, se había hecho más grande y más gordo y más feliz, como debía ocurrir por comer mucha mucha buena alimentación verde. Pero un viento llegó, crujió a través de las ramas del árbol y sacudió las hojas poderosamente. Bumpadoo pensó que iba a caer. Bumpadoo pensó que iba a morir. Y por eso se escabulló de las hojas a las ramas y abajo a la corteza del árbol hacia la seguridad de la tranquila tierra, sucia y quieta.

En la tierra, se encontró con otras criaturas que se arrastraban donde a él le gustaba arrastrarse. Se identificaron como los gusanos, y como a Bumpadoo le gustaba la tranquilidad y quietud de la tierra sucia, empezó a pensar que él también era un gusano. Con el tiempo, se olvidó de cuan sabrosas habían sido las abundantes hojas verdes. Se olvidó de lo bello que se podía observar el bosque cuando se miraba desde muy arriba del gran árbol en que vivía.. Y se olvidó de que había algo más en la vida que arrastrarse por la tierra sucia como los gusanos.

Un triste día de lluvia, en la tranquila tierra fangosa, Bumpadoo oyó de pronto algo que rebotó haciendo un ruidito de plop. Sacó la cabeza del suelo para ver lo que había pasado y se encontró cara a cara con un gran gusano que se parecía a él - marrón, gordo y blando.

"Quién es usted?" preguntó Bumpadoo.

"Oh, ¿dónde estoy?" -exclamó la desconocida. "Yo estaba comiendo mi cena", dijo ella, "colgando lo mejor que pude de una hoja húmeda y resbaladiza, y un viento llegó y me sacudió y me caí, y aquí estoy, pero ¿dónde estoy?"
"Tú estás conmigo!" dijo Bumpadoo. "Pero yo no sé tu nombre. ¿Podrías decirme cuál es? Yo soy un gusano llamado Bumpadoo."

"Oh mis disculpas, me olvidé brevemente de mis modales," dijo la desconocida. "Es un placer conocerte. Mi nombre es Faddawolladee. Soy una oruga, y tengo que volver a subir a ese árbol al lugar donde vivo." Miró hacia arriba, arriba, arriba por el costado de su gran árbol.

Bumpadoo rió. "¿Una oruga dice usted? Pero usted se parece a mí. Usted debe ser un gusano, igual que yo."

Faddawolladee volvió la mirada hacia Bumpadoo. Ella lo miró con atención. "Si, nosotros nos vemos muy parecidos. Eso significa que usted no es un gusano. Eso significa que usted es una oruga."

Bumpadoo sacudió la cabeza de su gordo y suave cuerpo de color marrón y dijo: "Tú y yo no podemos ser orugas. Las orugas son criaturas gloriosas que viven en los árboles en lugar de la tierra, y construyen capullos en las hojas y se convierten en mariposas magníficas. Tú eres sólo un gusano como yo. Ven, sígueme, y yo te mostraré dónde encontrar un poco de suciedad que es realmente deliciosa para revolcarse dentro".

Faddawolladee respondió: "¡Oh, no, amigo mío! Yo de hecho soy una oruga. Es más, yo estaba a punto de comenzar la construcción de mi capullo cuando vino la tormenta con su lluvia y su viento, y no pude aguantar lo suficientemente fuerte y me caí. "

Su actitud sorprendió Bumpadoo. "Qué arrogante que eres tú que dices ser una oruga!" dijo. "¿Me estás diciendo que eres mejor que yo, y sin embargo, somos iguales?"

Faddawolladee suspiró. "Tú no eres un gusano, mi amigo. Tú eres una oruga como yo. Tú deberías estar comiendo en el banquete de abundantes hojas que hay allá muy arriba del gran árbol. Voy a empezar la larga subida hasta allí ahora. ¿Por qué no te unes a mí?"

"¿Cómo puedes decir que no soy un gusano?" insistido Bumpadoo. "¿No ves que yo vivo y me arrastro y como en la tierra blanda y sucia? Y ciertamente no eres mejor que yo. Tú no tienes derecho a decir que eres una oruga o implicar que algún día te convertirás en una mariposa preciosa!"

Faddawolladee miró en silencio a Bumpadoo por un minuto. Entonces se dio la vuelta y comenzó a dirigirse hacia el árbol. "Es una subida muy larga de vuelta a las hojas", dijo ella, "pero es una subida que debo hacer. No puedo obligarte a venir conmigo. No puedo hacer que tú creas que yo soy en verdad una oruga y que tú también lo eres. Te puedo decir que en el árbol, a un viaje muy largo de aquí, hay una abundancia de deliciosas hojas verdes en la luz del sol, pero no puedo hacer que tú entiendas lo deliciosas que son para comer. Valen la pena todas las dificultades para llegar hasta allí. Te invito a que vengas -- pero la elección es tuya".

Bumpadoo miró hacia lo alto, alto, alto en el techo del árbol. "¿No tienes miedo de caer de nuevo cuando vuelva el viento?", le preguntó. "Un gusano que crea que puede vivir allí y comer allí y no caerse está viviendo en una ilusión."

Faddawolladee puso sus pies delanteros en la base del árbol. "La caída no es lo que debemos temer", dijo. "Mantenerse en la tierra después de la caída - eso precisamente es lo que debería hacernos temblar con la motivación para hacer lo que tenemos que hacer para convertirnos en las mariposas que fuimos creados para ser." Y con una última mirada a Bumpadoo, ella dijo:
"No puedes ver mi verdadero yo, ni puedes conocer tu verdadero yo, a menos que le dé a este árbol un buen intento"

Saturday, August 2, 2014

Visita al Ecuador

 País Andino de altas montañas y volcanes activos de extraordinaria belleza.
Sus cumbres rozan el cielo y se entremezcla el azul y el blanco con la nieve,
de sus picos encaprichados.

Su Capital Quito, la segunda ubicada a mayor altura en el mundo, nos subyuga con su encanto
colonial e indigena, en donde las mujeres guardan sus atavíos que muestran con decoro y orgullo.
De seguir siendo lo que siempre han sido y luciendo candidas sonrisas de las que surgen blancos granos de maiz.


Los Andes fieros se alzan a Occidente, mostrando sus accidentes y la grandeza
de la obra extraordinaria del creador Omnipresente, nosotros pequeños ante la majestuosidad,
de una tierra impetuosa de riscos y peñascos de los que brotan frailejones.


La naturaleza en armonía con el universo me muestra el amor y la protección de una madre Llama,
protegiendo a su mozuelo, quién curioso atisbaba por donde sería mi encuentro.  Suave y dulce
animalito que me ha dejado, los más lindos recuerdos.