Perú

Perú

Thursday, October 2, 2014

Angel de mi Guarda




Nuestros ángeles nos muestran lo importante que somos para Dios.


Una de mis oraciones de rutina de la mañana es:
"Padre Dios, rodéame con los santos ángeles que me ayudarán a conocer y hacer Tu voluntad hoy. Rodéame de tantos santos ángeles que los demonios no pueden ni siquiera verme ni oírme.".
Puesto que los ángeles son normalmente invisibles a nuestros ojos, y ya que tendemos a usar la lógica para justificar sus intervenciones, fácilmente nos 

olvidamos de ellos. Al hacerlo, subestimamos lo importante que somos para Dios. Nos preocupamos y tememos que él se está olvidando de nosotros o que él va a ignorar nuestras necesidades y dará lugar a un desastre. Por lo 
tanto nos sentimos como si estuviéramos solos cuando en realidad ¡no lo 
estamos!

Cuánta ayuda recibimos de nuestros ángeles depende de nuestra 
confianza en Dios. Si realmente no entendemos que somos lo suficientemente importantes para Dios para que nos dé ángeles, no vamos a entender su papel en nuestras vidas. No vamos a entender su deseo de participar con nosotros.
Lo que los discípulos querían saber en la lectura del Evangelio de hoy es muy familiar a nuestros propios pensamientos: ¿Somos lo suficientemente buenos? ¿Somos muy importantes? Queremos sentirnos valorados. Queremos creer que somos indispensables. Pero ¿qué piensa Jesús de esto?

Él levantó la humildad de los niños pequeños como un ejemplo de lo que es verdaderamente importante en el reino de Dios. Los niños pequeños saben que son valorados cuando sus padres atienden a sus necesidades. ¿Se preocupan acerca de ser indispensable? Sólo si un hermano o una hermana ocupa todo el tiempo de mamá y de papá. Cuando saben que son amados, los niños saben que son importantes.

Nosotros, en cambio, trabajamos duro en sentirnos importantes. Gastamos 
mucho esfuerzo para crear una imagen de nosotros mismos que es mejor que 
lo que pensamos que somos. Esto nos pone en la mentalidad de tratar de encontrar nuestro valor en lo que hacemos en lugar de lo que somos.

Somos hijos de Dios; fuimos hechos a imagen y semejanza de nuestro 
Papá-Dios. Como se puede deducir de Mateo18:10, los ángeles están 
aquí para ayudarnos a ser lo que somos.




 
                      





2 comments:

  1. El Angel de la Guarda, quien desde que somos niños está con nosotros, nos protege y nos cuida. Cuántas oraciones a Él dedicadas y que bonitas todas. Preciosa entrada Mari Carmen. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ReplyDelete
    Replies
    1. El ángel de la guarda es nuestra dulce compañía, de quien no debemos separarnos ni de noche ni de día.
      Qué tu ángel de la guarda te acompañe toda la vida, querido amigo para que tengamos siempre su protección.
      Feliz fin de semana.

      Delete

Les invito a que dejen sus comentarios, siempre es bueno aprender de los demás, gracias!

Note: Only a member of this blog may post a comment.